Este bloque está deteriorado o desaparecido. Puede que esté perdiendo contenido. Es posible que tenga que activar el módulo original.

Un protocolo mejora el control de los niños con DM tipo 1 en el ámbito escolar

16/11/2020

Los departamentos de Salud y Educación del Gobierno Vasco acuerdan la creación de un protocolo para la mejora del control y los cuidados de los escolares afectos de DM tipo 1.

Este documento pretende ser una guía de actuación en el marco escolar ante la detección de un nuevo caso de Diabetes Mellitus, y recoge, entre otras cosas, una serie de pautas que el profesorado debe seguir para ayudar al alumnado que esté en esta situación y garantizar así su seguridad y completa inclusión. 

A través del protocolo acordado entre Salud y Educación, se establecen una serie de pautas que el profesorado debe seguir para ayudar al alumnado que esté en esta situación. El protocolo recoge que, en los primeros años, el personal de enfermería será el que supervise los cuidados y realice el seguimiento oportuno, hasta que el propio alumno logre hacerse con los hábitos de cuidado.

Así, el protocolo recoge una serie de actuaciones desde el momento del diagnóstico que se resumen de la siguiente manera:

  • MOMENTO INICIAL: El protocolo se pone en marcha durante el ingreso inicial tras el diagnóstico para asegurar que en el momento de la reincorporación del menor al ámbito escolar todos los agentes están advertidos y activados.
  • CONTACTO CON EL CENTRO: El centro escolar se pondrá en contacto con el equipo de endocrinología para exponer las necesidades: formación general, formación específica en cuidados, apoyo del personal de enfermería, comunicación directa con Osakidetza…
  • FORMACIÓN AL CENTRO ESCOLAR: En caso de que el centro escolar tenga necesidad de formación, será el enfermero o la enfermera educadora de diabetes o el del centro sanitario de referencia quien se encargará de hacerlo.
  • SUPERVISIÓN Y SEGUIMIENTO: El personal de enfermería supervisará los cuidados y realizará las llamadas de seguimiento oportunas hasta que el personal del centro se sienta capacitado para atender a ese o esa menor con seguridad.
  • EVALUACIÓN: Anualmente, a final del mes de junio, se evaluarán los resultados del protocolo, lo que permitirá detectar mejoras para el próximo curso escolar.